Los obeliscos Torlonia

En 1842 el área de Sacco Pastore, hoy en el barrio de Montesacro de la ciudad de Roma, vio la llegada por vía fluvial y el transporte por carretera en la Via Nomentana de los dos obeliscos de granito, actualmente erigido en el parque público de Villa Torlonia, situado a pocos kilómetros adelante.
El príncipe Alessandro Torlonia decidió conmemorar sus padres, Giovanni Raimondo y Anna Maria Schulteiss, dedicando los dos obeliscos, que instalar en la villa de la familia en la Via Nomentana, planeada por el famoso arquitecto Giuseppe Valadier por su padre.
Siguiendo el gusto de la época y su inclinación personal, Torlonia quiso imitar a los obeliscos egipcios, una característica típica del paisaje urbano de Roma, mandando grabar en ellos jeroglíficos imitados, y utilizando el granito rosa de las canteras de Baveno, en el lago Maggiore, hoy en la provincia de Verbania y en ese momento perteneciente al reino de Cerdeña, porque era más parecido de lo que otras piedras al granito utilizado por los egipcios.

Desde Baveno a Venecia
En la primavera de 1839 los obeliscos inacabados fueron transportados desde la cantera hasta la ciudad de Baveno, a orillas del lago Mayor, en un camino de 3,7 km; debido a la falta de carreteras, se hicieron deslizar en un piso de tablas y vigas de madera, hasta dos barcos de fondo plano. A partir de ahí comenzó una navegación, inicialmente en el lago hasta Sesto Calende, después en el río Ticino y luego en el canal Naviglio Grande, hasta Milán, después de 98,1 kilometros, donde los obeliscos fueron terminados por el cantero Antonio Nicola Pirovano, en su estudio en el canal Martesana.
En Milán, los obeliscos fueron de nuevo llevados a bordo, navegaron en el canal Naviglio Pavese, de nuevo en el Ticino y luego en el Po, pasando a través de Plasencia, Cremona, Guastalla, Pontelagoscuro, Cavanella Po y luego, a través de diversos canales, en los ríos Adige y Brenta, hasta llegar en Brondolo di Chioggia y finalmente navegaron por la laguna hasta alcanzar Venecia, después de una navegación de más de 600 km desde la cantera de la que procedían.
El transporte marítimo fue encomendado al capitán de la marina de guerra de los Estados Pontificios Alessandro Cialdi, de Civitavecchia, que eligió en el puerto de su ciudad el "Fortunato", un trabaccolo (un buque costero de dos mástiles, también nombrado pielago) que llegó a Venecia después de 42 días por mar, el 15 de agosto de 1839, mientras que los barcos con los obeliscos habían llegado al arsenal de Venecia desde sólo cinco días.
El capitán Cialdi, que en aquella época tenía poco más que treinta años, además de ser un marinero habilidoso, también era un ingeniero naval, capaz de adaptar el buque de modo de garantizarse una navegación estable y segura, incluso llevando una carga tan especial. Por eso Cialdi hizo ajustar la bodega del buque, bajo la dirección de Francesco di Giovanni, un constructor de buques de Civitavecchia, sacando la cubierta, de modo que se pudieran colocar los obeliscos. El 29 de agosto, en el arsenal de Venecia comenzaron las operaciones de transferencia de los barcos al buque, que se prolongaron cerca de tres horas, con cinco cabrestantes, doscientos cincuenta obreros y una densa muchedumbre de curiosos asistiendo.

Desde Venecia a Villa Torlonia
El 5 de septiembre, el Fortunato levó sus anclas de Venecia, navegó a lo largo de la costa dálmata, se vio obligado a refugiarse de una tormenta en el puerto de Durrës, hoy en Albania, entonces bordeó Apulia y Calabria, cruzó el estrecho de Messina y el dos de octubre llegó a Fiumicino, y de allí fue tirado por búfalos de agua hasta el puerto fluvial de San Paolo en Roma, donde fue admirada por muchos espectadores, entre ellos el Papa Gregorio XVI, que quiso subir a bordo.
Entonces, surgió el problema de cómo llevar a los obeliscos a la villa: se descartó la idea de un viaje por tierra, por el alto riesgo de accidentes, las molestias a la ciudad de Roma durante el tránsito, y por el riesgo de no lograr pasar a través de puentes o arcos encontrados en el camino, por no hablar de la lentitud de la transferencia, mientras que el príncipe Torlonia instaba una entrega rápida.
El príncipe Torlonia entonces aceptó la propuesta de Cialdi de otro transporte fluviales más, a lo largo del río Tíber hasta la confluencia con el Aniene y luego en lo segundo hasta un meandro llamado Sacco Pastore, el lugar de atraque más cercano a Villa Torlonia, y en todo caso, aguas abajo del puente Nomentano. El buque fue tirado por búfalos en las zonas rurales, y por hombres dentro de la ciudad, donde el paso fue acompañado por una gran curiosidad popular, facilitada por el hecho de que los muros de contención a lo largo del río aún no se habían construido, y muchos romanos pudieron ver el paso del Fortunato simplemente asomandose por la ventana de su casa.
El problema delicado de la descarga fue resuelto escogiendo varar el buque por medio de una grada para entonces transportarlo por tierra con los obeliscos a bordo. El varamiento del navío aconteció el 26 de diciembre de 1839, por medio de cinco cabrestantes, en presencia del príncipe Torlonia, que había dispuesto montar pabellones para si mismo y sus ilustres invitados, y varios espectadores, que habían atraído a vendedores ambulantes en casetas erigidas para la ocasión.

Ciento treinta hombres quitaron el Fortunato fuera del agua en 25 minutos, entre salvos de cañon y bandas de música. El buque, con su andamiaje para el transporte terrestre, inició su viaje hacia Villa Torlonia, pasando sobre la cantera de Sacco Pastore, donde se encontraron noventa años más tarde dos cráneos de hombres de Neanderthal (véase mi página). El paso sobre la cantera era considerado peligroso por el riesgo de derrumbe bajo el peso del barco con su carga, pero los técnicos contratados por Torlonia habían planeado correctamente el rumbo, pasando sobre los pilares de la cantera, evitando gravar las bóvedas.
Después de ocho días de viaje, los tres primeros de los cuales pasados para salir de la zona de Sacco Pastore, el barco entró en Villa Torlonia el 9 de enero de 1840, después de un viaje de 2.880 kilometros, de los cuales sólo los últimos cuatro por tierra. La llegada fue celebrada una vez más por salvas de cañón y bandas de música y por una muchedumbre en la presencia de ilustres invitados, entre ellos María Cristina de Borbón-Dos Sicilias viuda del rey Carlos Félix de Cerdeña.
El capitán Cialdi fue muy apreciado por cómo había hecho su trabajo y en septiembre del mismo año se le confió el transporte, a lo largo del Nilo, de columnas de alabastro donados al Papa por el virrey de Egipto, que llegó a Roma con el mistico (un buque con tipos diferentes de velas) "La Fedeltà" el 16 de agosto de 1841. Las columnas estaban destinados a la reconstrucción de la Basílica de San Pablo Extramuros, destruida en 1823 por un incendio.

Los jeroglíficos
Una vez alcanzado el destino final, comenzó el grabado de los jeroglíficos, a partir de textos escritos por el barnabita Padre Luigi Ungarelli de Bolonia (1779-1845), un egiptólogo experto en jeroglíficos, que había colaborado con Jean François Champollion. Los grabadores pudieron referirse a los moldes de los jeroglíficos de los obeliscos egipcios originales de San Giovanni y de Piazza del Popolo, con el fin de imitar su estilo. El trabajo se llevó a cabo en el buque "Fortunato", cuyos costados habían sido desarmado. Una vez que un lado había sido grabado, cada obelisco se rotaba hacia el exterior, para exponer una nueva cara que grabar, hasta que, después de la última rotación, se encontraba fuera del barco.

El texto grabado en el obelisco dedicado a Giovanni Raimondo Torlonia (el del lado de la entrada de Via Nomentana) traducido al español se lee: "Alessandro Torlonia duque de Ceri hizo cortar de la cantera en Baveno en el Simplon dos nobles obeliscos / Este obelisco fue dedicado por Alessandro, príncipe de Civitella Cesi a su padre Giovanni, antiguo duque de Bracciano, a fin de perpetuar su nombre en la patria. / en el año 1842, el 28, mes de Mesori, cuando el obelisco labrado en granito rosa se levantó frente a la puerta que mira al norte".
El obelisco dedicado a Anna Maria Torlonia lleva este texto: "El hijo del duque de Bracciano adornó el edificio de su padre (la Villa), construyó casas suntuosas, brillantes como el sol, por la perpetuidad de los días / Con singular munificencia el duque Alessandro Torlonia hizo navegar dos obeliscos desde el Ticino hasta Roma. / Sea este monolito nombrado como el obelisco de la finada duquesa Anna Maria Torlonia, que como declaración de reverencia hizo su hijo grabar. / El año 1842 día 23 del mes Thòot, el obelisco fue erigido frente a la puerta que mira al sur: sea esto para innumerables días".
Las fechas de erección, 23 de abril y 28 de mayo, no se corresponden con los reales, ya que habían sido estimadas sin poder predecir posibles contratiempos, que en vez ocurrieron y retrasaron el emplazamiento de los obeliscos.
Para permitir la comprensión de los textos, Alessandro Torlonia hizo grabar la traducción latina de ellos en las bases de travertino de los obeliscos; la traducción fue hecha por monseñor Gabriele Laureani
(1788-1850), guardián general de la Academia de la Arcadia, y primer guardián de la Biblioteca Vaticana.

El levantamiento de los obeliscos
A principios de abril 1842 se completó el grabado de los jeroglíficos, y se comenzó a proyectar el levantamiento de los obeliscos en sus pedestales. Se examinaron y descartaron varios proyectos, entre ellos ese presentado por Paolo Emilio Provinciali, mayor del del cuerpo de ingenieros, inspirado en el método utilizado para el Obelisco de Luxor, extendido en el suelo en Egipto y erigido en la Place de la Concorde, en París. Finalmente se eligió el proyecto del joven caballero Nicola Carnevali, arquitecto del Teatro Metastasio en Campo Marzio.
El primer obelisco, el dedicado a Giovanni Raimondo, fue levantado en la tarde del 4 de junio, por ciento noventa hombres, entre los cuales dieciséis artilleros manejando ocho cabrestantes, al redoble de tambores y en presencia de siete mil espectadores. Los paseos Strada Pia, ahora Via XX Settembre, y via Nomentana, para la ocasión estaban bloqueados por una multitud de peatones y curruajes, entre ellos el de Papa Gregorio XVI, que no quiso perderse el evento, junto con el rey de Baviera Luis I y tres cardenales, incluyendo el poderoso secretario de Estado Luigi Lambruschini.
En más o menos media hora el obelisco fue traído verticalmente sobre el pedestal, donde tenía que ser enejado, pero un aguacero obligó a suspender la operación, para buscar abrigo. En esta ocasión, el Papa tuvo el tiempo para visitar el Casino Nobile, el palacio Torlonia dentro de la Villa. No se logró reanudar la elevación que después de la puesta del sol, a la luz de las antorchas, y después de cambiar las cuerdas, que estaban empapadas en agua y luego eran inutilizables. Por fin se terminó el trabajo entre fuegos artificiales, lanzamiento de petardos y de globos aerostático y música de diferentes bandas. El obelisco dedicado a Anna Maria Torlonia se elevó en su pedestal en 26 de julio 1842.

Los obeliscos
Los dos obeliscos están situados delante de las dos fachadas del Casino Nobile: el dedicado a Giovanni Raimondo Torlonia se encuentra delante de la fachada principal, frente a la entrada de Via Nomentana, mientras que ese dedicado a Anna Maria Torlonia Torlonia es ubicado frente a la fachada posterior.
Los obeliscos miden 10,277 metros de altura, de los cuales el fuste mide 9,980 m y el vértice en forma de pirámide (pyramidion) 0,297 m; las cuatro caras miden 1,117m a la base y 0,670 m en el lado superior. El volumen es 8,51 metros cúbicos y la masa es 22,187 toneladas.

BIBLIOGRAFÍA:
DIONIGI ORFEI Enrica (1840) Anna Maria Duchessa Torlonia. L’album, Giornale letterario e di Belle Arti, VII, 41, 12 dicembre 1840, 321-323.
GASPARONI Francesco (1842) Sugli obelischi Torlonia nella Villa Nomentana. Tipografia Salviucci, Roma.
MAZIO Paolo (1842) Il Quattro di Giugno. L’album, Giornale letterario e di Belle Arti, IX, 18, 2 luglio 1842, 137-143.
RAVIOLI Camillo (1842) Quarto ed ultimo rapporto della spedizione romana in Egitto. L’album, Giornale letterario e di Belle Arti, IX, 2, 12 marzo 1842, 9-16.

Me disculpo por cualquier error en la traducción española:
si deseas comunicar conmígo para correcciones y/o comentarios,
escríbeme

página creada el: 22 julio 2015 y puesta al día el: 26 febrero 2020