Medoro PALLONE

Medoro nació en Sgurgola (provincia de Frosinone) el 10 enero de 1892, probablemente en la casa de sus padres en via del Calvario. Era el tercero de los ocho hijos de Camillo Pallone, herrero de 34 años de familia originaria del pueblo cercano de Morolo (provincia de Frosinone) y de Lorenza Posta, ama de casa de 25 años, hija del notario Raffaele y de Maria Perfetti. Lorenza se había quedado huérfana de padre a seis años y de madre a ocho años, y había crecido bajo la tutela de su tío don Domenico Posta, de la noble familia sgurgolana de los condes Posta de la Posta.
Medoro anduvo a la escuela de primera enseñanza en Sgurgola, su maestro era un sacerdote muy culto y enérgico, que estimuló su inteligencia y le dió una preparación muy adelantada, casi adecuada a los cursos más avanzados.
El sacerdote empujó para que Medoro entrara en seminario, para continuar los estudios, ya que era inteligente y agudo; intentó convencer al padre, explicando de que no tenía necesariamente que tomar el hábito, pero Camillo no dió el permiso, por suerte de la descendencia.
Camillo era socialista, llevaba la corbata a la Lavalliére, su padre Francesco se había muerto a la cárcel porque había asestado un puñetazo a un carabinero. Camillo era herrero, como su padre y su hermano Antonio; Medoro tenía también una hermana, Candida, casada en otro país de la Ciociaria (la region de Frosinone). De los hijos de Camillo solo Guido llegó a ser herrero.
Como todos sus hermanos varones, Medoro tocaba un instrumento, el clarinete.
Medoro a
16 años (en 1908) anduvo a Roma para llegar a ser maquinista de los ferrocarriles, haciendo práctica en los talleres Tabanelli en via Prenestina y frecuentando la escuela nocturna.
A Roma habitó en casa de su tío Gerolamo (dicho "Momo") Posta, hermano de su madre Lorenza y, además de preparar la "obra maestra", la prueba práctica para llegar a ser maquinista, leía y asistía a la ópera lírica. A Roma había también su hermano
Ennio, que logró ser maquinista, aunque, siendo anarquista, fué continuamente trasladado en diferentes provincias de Italia.
Medoro no pudo llegar a ser maquinista porque en 1912, a la edad de veinte años, fué constreñido a partir por el servicio militar. Fué destinado a los granaderos, pero la fiesta de despedida antes de partir por la mili le hizo llegar a su destacamento con un día de retraso y, por castigo, fué destinado al 1
er regimiento de la artillería de plaza, en Alessandria y luego en Casale Monferrato (provincia de Alessandria), y esto probablemente le salvó la vida, ya que en la inminente guerra mundial los granaderos tuvieron muchas más víctimas que la artillería. De Casale Monferrato Medoro recuerdaba el gran frío cuando se quedava de guardia.

Cuando Medoro estaba casi completando los tres años del servicio militar obligatorio, estalló la primera guerra mundial y fué destinado al frente, donde llegó con el grado de sargento.
Medoro combatió en la meseta de Asiago (entre otros lugares en Luserna), cerca del río Piave, en las colinas de Montello, en Vittorio Veneto, participó en el asimiento de
Gorizia y en la derrota de Caporetto: él describía esta batalla como una traición de los generales.
Como podemos leer en su
estado de servicio militar él obtuvo un encomio solemne: "él demostró laudable valor desenterrando, junto con otros soldados, y bajo fuego intenso de la artillería enemiga, tres de sus camaradas que habían sido arrollados por las ruinas producidas por la explosión de una granada de 240 - Gorizia 17-5-1917 Ord. Berm. N°249 - Concedida la cruz para el mérito de guerra, con determinación del décimotercero cuerpo de ejército, el 2-7-1918".
Durante la guerra le fue asignada una yegua muy sensible que le salvó la vida muchas veces: una vez tuvieran que cruzar un río, pero la yegua rechazó avanzar y poco después el lugar donde tuvieron que cruzar fué alcanzado por una gran cantidad de bombas.
Después de la guerra, licenciado con el grado de subteniente, se volvió a Sgurgola abatido y traumatizado, resuelto no ver nunca más guerras. Comenzó manifestarse el movimiento fascista, y Medoro al principio lo miró con curiosidad, entonces se percató de las prepotencias de los fascistas contra los trabajadores y opositores, y comienzó codearse con los antifascistas de Sgurgola que vivian en Roma (entre los otros los hermanos Pompi), y llegó a ser antifascista.

En 1923 recibió el encargo de corresponsal desde Sgurgola del periódico romano "Il Mondo" fundado por Giovanni Amendola y clausurado por los fascistas en 1926.
Luego abrió una tienda de comestibles en la avenida principal de Sgurgola, y casó Adele, también conocida como Adelina, de diecinueve años, hija de pequeños terratenientes de la aldea. La pareja fue a vivir en una casa poseída por los abuelos Pallone en la plaza del Muraglione (nombrada "piazza del Arringo"). Medoro reestructuró la casa y añadió un piso. La pareja generó a cuatro hijas: Maria Gabriella, Vezia, Ena y, muchos años más tarde, Maria Raffaella.
Por su participación al movimiento comunista Medoro fue "degradado del grado de subteniente por sus manifestaciones públicas de opiniones subversivas, propaganda o intrigas y participación directa o indirecta a asociaciones o manifestaciones hostiles a las instituciones fundamentales del estado, con Decreto Real del 27 de noviembre de 1925" como se puede ler en su
estado de servicio militar.
Medoro hizo evidente su opción antifascista cuando rechazó votar el "plebiscito" de 1929, elección con apenas una candidatura, rechazando también votar papeleta blanca. Medoro siempre intentaba evitar cualquier enfrentamiento con los fascistas, pero un día un desfile fascista pasó en la avenida principal, y lo sorprendió delante de su tienda de comestibles con su sombrero en cabeza; cuando un fascista le intimó: "quitate el sombrero", Medoro se quedó colgado con brazos cruzados y no se discubrió; el fascista no se atrevió a atacarlo.
Pronto lo forzaron cerrar el almacén porque, siendo antifascista, lo sobrecargaron con impuestos; por otra parte no pudo hacer otros trabajos porque no tenia el carné del partido fascista; entonces comenzó a dedicarse a la
apicultura racional, ponendose al día con los libros más recientes sobre el tema y comprando los mejores equipamientos modernos (por ejemplo encargó a una firma de Turín las colmenas Dadant-Blatt).
Su actividad fue considerada con escepticismo por los aldeanos, que practicaban una apicultura primitiva, basada en la destrucción de las colmenas en cada desmelado y que piensaban que no se podía ganar dinero con la "mierda de las avispas".

Las colmenas de Medoro fueron colocadas en el valle del río Sacco, en Villa Magna, cerca de las ruinas de una villa imperial romana, y en otras aldeas de la región, por ejemplo en Anagni, cerca de la estación, y en Isola Liri. Él crió también abejas reinas en el huerto de la casa de sus padres, en vía del Calvario en Sgurgola, donde plantó hierbas oficinales y árboles frutales a lo largo de una vereda, para abastecer las abejas de polen.
Medoro compró un coche y, asociado con su primo Elia, recorría la provincia para examinar sus colmenas (para controlar el estado de las colmenas, proveer la alimentación de socorro y desmelar). Medoro vendía la miel a las firmas Tassi y Ambrosia. En los años mejores produjo hasta 3000 kilos de miel, con buenos provechos, que los fascistas atribuyeron al "oro ruso".
Medoro criaba también pollos de carne y gallinas en su campo a los Capuani, abajo vía del Calvario, siempre con métodos racionales de crianza, y con equipamientos modernos, como la incubadora; en el mismo campo también criaba cerdos, de la raza Perugina, cuya carne era elaborada por Adele para hacer chorizos y salchichas.
Para sus actividades y ideas antifascistas Medoro fue periódicamente arrestado con pretextos en ocasión de solemnidades públicas o cuando el rey o Mussolini pasaban en las cercanías; lo encerraban generalmente en calabozo en Sgurgola o Anagni, Frosinone, Piglio y Acuto, junto con presos comunes, en condiciones higiénicas tremendas, y entre parásitos.
Por ejemplo, con ocasión de la boda entre el príncipe Humberto de Saboya (el futuro rey Humberto II) y la princesa María José de Bélgica, Medoro "siendo incluido en la lista de personas peligrosas en línea política y que se deben arrestar en ciertas circunstancias" fue detenido el 28 de diciembre 1929 en el marco de medidas "con ocasión de las Augustas Bodas” y puesto en libertad el 11 de enero de 1930.
Generalmente lo liberaban después de dos o tres días, pero siempre tuvo que estar en guardia; a menudo lo encerraban también en la cárcel de Roma, Regina Coeli, donde los muchos presos comunistas dieron lecciones de política y de doctrina comunista, y donde Medoro conoció a muchos líderes del Partido Comunista Italiano (PCI). En la cárcel de Roma las condiciones de detención para Medoro eran un poco mejores que en las cárceles de la provincia, los presos políticos hacían corro aparte y los carceleros los respetaban, aunque si sin embargo Medoro no los apreciaba. La policía fascista reconocía que Medoro "No es adicto a las drogas, a las mujeres, al juego, al libertinaje, etcétera” y que "no sufre de enfermedades físicas y mentales".
La actividad política de Medoro fue centrada en la tentativa de reconstituir el Partido Comunista, y por esta meta él se encontraba con muchas personas; un día uno de ellos, un hombre de Sgurgola que vivía en Roma, le traicionó acusandole, además de actividades subversivas, también de planear un atentado dinamitero a la fábrica de bombas BPD (Bombrini Parodi Delfino) en Colleferro (provincia de Roma); la delación condujo treinta personas de Sgurgola a la cárcel.
Medoro fue procesado por un tribunal especial, y durante el proceso el informador retractó la acusación, así que los fascistas lo castigaron batindole las plantas de los pies con bolsitas llenas de arena, para no dejar cicatrices. A pesar de la retractación del espía, Medoro el 19 de febrero de 1938 fue lo mismo condenado a un año de confinamiento en San Nicola, una isla del archipiélago de Tremiti, en frente de la costa de Apulia, donde encontró a muchos otros antifascistas confinados; apenas desembarcó todos sabían ya todo sobre él y, conociendo sus habilidades, lo nombraron director del comedor.
En San Nicola los internados durmían en un dormitorio, bebían agua descargada de un buque aljibe, y tenían un pequeño subsidio diario (nombrado "mazzetta") para comprar comida y cigarrillos; en la isla era imposible proporcionarse verduras y la carne que llegaba era de calidad muy baja, por lo tanto Medoro, para variar la dieta y ahorrar dinero, comenzó a comprar pescado de los pescadores isleños, principalmente dentones, que pasaban en bancos muy numerosos cerca de la costa.
Permitieron a Medoro y a su hermano Guido (fueron arrestados siempre juntos) volverse a casa del confinamiento por pocos días, porque su padre Camillo había sido golpeado por un ictus. Mientras que llegaban en Sgurgola, muy adelgazados y obscurecido por el sol, fueron conducidos por los carabineros a través de la aldea, con un séquito de niños, alegres por la novedad. Los dos hermanos tuvieron que dormir juntos, en casa de los suegros de Medoro, la familia Corsi, y una escolta de dos carabineros durmía en el cuarto contiguo. Por el día podían ir a la casa de sus padres, en vía del Calvario, seguidos siempre por los carabineros, y podían encontrar a sus parientes.
Los suegros de Medoro, Giuseppe y Domenica Corsi (a pesar de tener el mismo apellido no estaban emparentados: el apellido Corsi es todavía muy común en Sgurgola) a pesar de no ser abiertamente anti-fascistas, no aguantaban someterse a los abusos fascistas: cuando ententaron imponer a Giuseppe de entregar "a la patria" el
enrejado de hierro frente a su casa (en la actual via Amendola) para reutilizar el hierro para fines militares, el hombre respondió con una vehemente negación.
Los padres de Medoro vivieron en vía del Calvario hasta su muerte. Camillo se murió en 1941, y hasta la edad de ochenta (más o menos el mismo período en el cual confinaron a sus hijos) él trabajó en su herrería, delante de su casa (hoy el número 19 de vía del Calvario), pero entonces Medoro le convenció a que parara (Medoro llamaba a su padre "tata", con un viejo término, anterior a la adopción de la palabra "papà"). Al final de la licencia Medoro y Guido fueron de nuevo a las Tremiti, y entonces, cuando descontaron la condena, volvieron de nuevo a Sgurgola. Después de su retorno Medoro fuera custodiado especial, y por esto no podía encontrar a más de dos personas, pero la mayor parte de la gente de Sgurgola evitó incluso de saludarlo, aunque si luego le hacian decir que le disculpara por esto, justificándose con el miedo de represalias para sí mismos y sus hijos.
Incluso sus cartas fueron abiertas y leídas y, cuando escribía a su hermano Gustavo en los Estados Unidos, él utilizaba un idioma cifrado, evitando citar los verdaderos nombres de las personas, definiéndolas en cambio como "el hijo de...", seguido por el sobrenombre (en dialecto) del padre o de la madre.
Medoro experimentó los registros domiciliares continuos de los carabineros, que no conseguían reconocer los libros subversivos que él poseía, y en lugar secuestraban libros inofensivos o nada menos críticos hacia el comunismo, como un libro sobre las cárceles soviéticas.
Los policías, en ocasión de controles y registros, tenían generalmente un comportamiento cortés. A pesar de este un día el subteniente de la comisaría de carabineros de Sgurgola, despues de interrogar Medoro, y habiendo recebido respuestas sarcásticas, definió en su informe el comportamiento de Medoro como "cínico y repelente".
Un día un carabinero acarició a su hija Vezia, y la niña reaccionó diciéndole: "tu, con tu sombrero asqueroso, encarcelaste a mi padre" (el carabinero llevaba el clásico sombrero triangular).
El 10 de junio de 1940 la Italia entró en guerra al lado de la Alemania nazi, y contra Reino Unido y Francia; Medoro comprendió que esto habría sido el fin de Mussolini, puesto que agredir al Reino Unido habría antes o después implicado los Estados Unidos, con su tremendo potencial bélico.
Durante la segunda guerra mundial Medoro se quedó en Sgurgola y no fue más arrestado, aunque si él corrió un grande riesgo cuando un fascista de Sgurgola fue a la batería antiaérea alemana instalada cerca de la estación de Sgurgola, y entrego al oficial de la Wermacht que la mandaba la lista de los antifascistas de Sgurgola, en la cual el nombre de Medoro estaba en el primer lugar, pero el oficial le rasgó la lista en su cara.
Un día él fue a Roma con su hija Gabriella para comprarle un reloj como presente para su examen por el diploma de maestra; esa noche cenaron en un restaurante en vía dello Scalo di San Lorenzo, con algunos compañeros comunistas entre quienes Aurelio Caratelli (ya exiliado en Francia) y Guido Pompi. Después de un o dos días, el 18 de julio 1943, el barrio fue destruido por el bien conocido bombardeo de San Lorenzo. En el barrio habían las casas de los ferroviarios, y entre ellos había mucha gente de Sgurgola.
Sgurgola no estuvo implicada directamente en ningún bombardeo, pero sus habitantes vieron y oyeron los cañonazos de la artillería pasar sobre sus cabezas, vieron los bombarderos aliados pasar, y vieron los cazas precipitarse (y participaron en salvar a los pilotos aliados).
Por otra parte los alemanes hicieron repetidos rastreos fuera de operaciones para capturar hombres aptos para el trabajo para enviarlos cavar trincheras en Cassino, pero Medoro y sus parientes siempre conseguiron huirse, escapando en los campos debajo de la aldea y después subiendo en la montaña, después de pasar debajo de la iglesia de San Giovanni. Un día los alemanes vinieron para hacer un rastreo y en la casa encontraron solamente Gabriella, que los condujo en todas habitaciones de la casa; los soldados encontraron las camas deshechas y preguntaron donde fueran los hombres, y cuando ella contestó que estaban en el campo a trabajar, el jefe del pelotón comentó: "italianos nichts trabajan!". Medoro mientras tanto observaba con ansiedad la escena desde la montaña.
Finalmente Sgurgola fue liberada por las tropas marroquís y francesas; en la aldea nadie conocía los estupros y las otras violencias hechos por los marroquís en el sur de la Ciociaria, y los modales ásperos usados por los oficiales franceses para tratarlos fueron juzgadas como manifestaciones del peor colonialismo.
De todas maneras las tropas libertadoras destruyeron las colmenas de Medoro, de modo que se quedó sin medios de subsistencia, y solo después de muchos años él pudo conseguir recibir una suma ínfima como remuneración de los daños de guerra, también si había intentado de cualquier manera afirmar sus derechos.
Perdiendo los únicos medios de subsistencia, la familia consiguió arreglarse como podía, por ejemplo produciendo el pan para venderlo al detalle, y Adele también trabajaba como cocinera. Su hija Ena tuve que abandonar los estudios universitarios en la facultad de arquitectura, mientras que Gabriella pudo conseguir el diploma de asistente social solamente gracias a una beca.
Después del final de la guerra muchos antifascistas de Sgurgola planeaban vengarse de los fascistas para las persecuciones sufridas durante la dictadura fascista, pero Medoro conseguió tirarle las riendas, argumientando: "nosotros no somos como ellos" y comentando de todos modos ellos no habían matado ningún antifascista. Medoro fue elegido diputado provincial, la sede de la provincia era provisionalmente Fiuggi, porque Frosinone estaba destruida. Además él se empeñó en los gremios de campesinos, como
Federterra, y Alleanza Contadina y, como reconocimiento para su compromiso, un canal de saneamiento en Isola Liri fue dedicado a él. Medoro era también activo en la federación de Frosinone del Partido Comunista. Medoro era un orador apasionado y eficaz, y era también muy activo en hacer mitin políticos en la provincia. Los líderes del partido comunista decidieron presentarlo como candidato por la cámara de diputados, le comunicaron esta declaración, pero luego cambiaron de opinión y la candidatura no se concretó. Medoro siguió hasta su muerte afiliandose al Partido Comunista y a la ANPPIA, Asociación Nacional Antifascistas Víctimas de Persecución Política.
En cuánto ateo Medoro no hizo bautizar a sus hijas y ellas, cuando crecieron, lo hicieron secretamente, de su propia iniciativa o bajo la presión y atención de parientes. Los de la familia no celebraban ninguna solemnidad religiosa, y se reían de los extraños costumbres de las mojigatas de la aldea.
Después de la guerra, en consecuencia de la muerte de Camillo, ocurrida en 1941, los hermanos de Pallone dividieron la herencia de su padre, y la casa al Muraglione fue adjudicada a Gustavo, el hermano emigrado en América, que la exigió a toda costa y, apenas lo consiguió, lo vendió a una mujer de Sgurgola emigrada en los Estados Unidos, que deseaba volverse en su tierra nativa.
Ya que había quedado sin casa, Medoro tuve que adaptar el taller de herrero de su padre, donde vivió hasta su muerte. Su padre Camillo fumaba apenas un o dos puros al día, mientras Medoro era un fumador empedernido de cigarrillos sin filtro; un día, con una colilla mal extinguida, pegó fuego en una choza de paja construida en un campo heredado por su esposa en la Cesa, cerca de la vecina aldea de Morolo.

Humar provocó a Medoro un tumor al pulmón; el 13 de octubre de 1966, a 74 años, se encontró malo, su hija Gabriella se apresuró en Sgurgola desde Roma y se hizo cargo de llamar a la ambulancia para ingresarlo en un hospital en Roma, en la ausencia del doctor de la aldea. Durante el viaje en ambulancia, siempre en ausencia de un doctor, Medoro tuve una crisis respiratoria, así que la ambulancia intentó alcanzar por lo menos el hospital más cercano de Colleferro, pero Medoro llegó allí sin vida. Dos días más tarde lo enterraron en el cementerio de Sgurgola (vean la noticia en l'Unità). La célula del Partido Comunista de Sgurgola, luego retitulada unidad de base de los Democráticos de Izquierda, fue dedicada a él.

arbol genealógico de Medoro Pallone

Me disculpo por cualquier error en la traducción española:
si deseas comunicar conmígo para correcciones y/o comentarios,
escríbeme

página puesta al día el: 10 junio 2016