Con buena salud
Revocar la Ley del Cuidado de Salud Asequible sin reemplazarla: los riesgos para la asistencia sanitaria estadounidense
Barack Obama, J.D.
(desde: http://www.insurancereformwatch.org/laws/obama_aca.shtml)

Las políticas de salud a menudo cambian cuando cambia el liderazgo del país. Eso pasó sin duda cuando asumí el cargo de presidente, y probablemente pasará con el presidente electo Donald Trump. Estoy orgulloso de que el trabajo de mi administración, a través de la Ley del Cuidado de Salud Asequible (Affordable Care Act - ACA) y otras políticas, ayudó a millones de estadounidenses más a conocer la seguridad del cuidado de salud en un sistema más eficaz y eficiente. Al mismo tiempo, hay más trabajo que hacer para asegurar que todos los estadounidenses tengan acceso al cuidado médico de alta calidad y asequible. Lo que los últimos 8 años nos han enseñado es que la reforma del cuidado de salud requiere una estrategia esmerada basada en la evidencia, impulsada por lo que es mejor para el pueblo estadounidense. Es por eso que el programa de los republicanos para revocar la ACA sin un plan para reemplazarla y mejorarla es tan imprudente. En lugar de poner en peligro la seguridad financiera y el acceso al cuidado de decenas de millones de estadounidenses, los responsables políticos deberían elaborar un plan para construir sobre lo que funciona, más bien que desgastar lo que ya está en su lugar.
Gracias a la ACA, una proporción de estadounidenses mayor que nunca antes tiene un seguro de salud
[1]. El aumento de la cobertura se traduce en un mejor acceso al cuidado médico, así como en una mayor seguridad financiera y una mejor salud. Mientras tanto, la inmensa mayoría de los estadounidenses sigue recibiendo cuidado médica a través de fuentes que preceden a la ley, como un trabajo o Medicare, y se benefician de una protección del consumidor mejorada, como los servicios preventivos gratuitos.
También hemos avanzado en la forma en que pagamos por el cuidado de salud, incluyendo recompensar a los proveedores que prestan cuidado de alta calidad en lugar de una gran cantidad de cuidado. Estas y otras reformas en la ACA ayudaron a reducir el crecimiento del costo del cuidado de salud a una fracción de las tasas históricas, aunque la calidad para los pacientes mejoró. Esto incluye cuidado de mejor calidad y de bajo costo para decenas de millones de personas de la tercera edad, personas con discapacidades y familias de bajos ingresos cubiertas por Medicare, Medicaid y por el Children's Health Insurance Program (programa de seguro de salud para niños). Y estos beneficios crecerán en los próximos años.
Dicho esto, soy el primero en decir que podemos hacer mejoras. Informado de las lecciones que hemos aprendido durante mi presidencia, presenté ideas en mis presupuestos y en un artículo de julio de 2016
[2] para abordar los desafíos actuales, como la falta de elección en algunos mercados de seguros de salud, primas que siguen siendo inasequibles para algunas familias y altos costos de medicamentos recetados. Por ejemplo, permitir que Medicare negocie los precios de los medicamentos podría reducir los gastos para los mayores y dar mayor influencia a las compañías de seguros. Y yo siempre he acogido con beneplácito las ideas de otros que cumplan con el requisito de mejorar el sistema de salud. Pero la persistente resistencia partidista a la ACA ha hecho extremadamente difíciles tanto las mejoras pequeñas como las significativas.
Ahora, los líderes republicanos del Congreso dicen que revocarán la ACA a principios de este año, con la promesa de reemplazarla en la legislación subsiguiente, y, si se seguirán los patrones de las ideas del presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, sería parcialmente pagada al limitar los gastos de Medicare y Medicaid. Todavía tienen que introducir ese "proyecto de ley de reemplazo", celebrar una audiencia sobre ello, o producir un análisis de costos, mucho menos participaran en el debate público de más de un año que precedió a la aprobación de la ACA. En su lugar, dicen que tal debate se producirá después de la revocación de la ACA. Afirman que un retraso de dos o tres años será suficiente para desarrollar, aprobar y implementar un proyecto de ley de reemplazo.
Este enfoque de "primero revocar y luego reemplazar" es, simplemente, irresponsable, y podría sangrar lentamente el sistema de salud de que todos dependemos (y, aunque no me enfoco aquí sobre esto, las acciones ejecutivas podrían tener efectos negativos similares en nuestro sistema de salud). Si se promulga una revocación con retraso, el sistema de salud será puesto en el borde de un acantilado, con resultante incertidumbre y, en algunos casos, con daños que comienzan inmediatamente. Las compañías de seguros podrían no querer participar en el Mercado de Seguros de Salud (Health Insurance Marketplace) en 2018 o podrían aumentar significativamente los precios para prepararse a los cambios en el próximo año o dos, en parte para tratar de evitar la culpa de cualquier cambio impopular. Las consultas de los médicos podrían dejar de invertir en nuevos enfoques sobre la coordinación de cuidados, si se elimina el Centro de Innovación de Medicare. Los hospitales podrían tener que recortar los servicios y los puestos de trabajo a corto plazo en previsión del aumento repentino de cuidado no compensado que resultará de revertir la expansión de Medicaid. Los empleadores podrían tener que reducir los aumentos salariales o retrasar las contrataciones para ser preparados por un crecimiento más rápido en los costos de cuidado médico sin los incentivos de ahorro de costos de la ley actual. Y las personas con enfermedades preexistentes podrían temer perder cuidados de salud que salvan vidas, y que ya no serían más asequibles o accesibles.
Además, no hay garantía de conseguir una segunda votación para evitar tal precipicio, especialmente en un asunto tan difícil como la reforma integral de la salud. Dejemos de lado el alcance de la reforma del sistema de salud: el presupuesto federal para el cuidado de la salud es un 50% mayor que el del Departamento de Defensa
[3]. Dejemos de lado cómo esto personalmente toque a cada estadounidense, prácticamente cada semana, recibo cartas de personas que comparten apasionadamente cómo la ACA esté funcionando para ellos y cómo podemos mejorarla. "Revoca y reemplaza" es una frase engañosamente cautivadora, la verdad es que la reforma del cuidado de salud es compleja, con muchas piezas entrelazadas, de modo que deshacer algo puede deshacer todo.
Tomemos, por ejemplo, las enfermedades preexistentes. Por primera vez, gracias a la ACA, a las personas con enfermedades preexistentes no se les puede negar la cobertura, ni las ayudas, ni cobrarle tarifas exorbitantes. Yo creo a mi sucesor en su palabra: él quiere mantener las protecciones para los 133 millones de estadounidenses con enfermedades preexistentes. Sin embargo, los republicanos en el Congreso quieren revocar la porción de la ley sobre la responsabilidad individual. Yo estaba inicialmente en contra de esta idea de los republicanos, pero aprendimos de Massachusetts que la responsabilidad individual, junto con la asistencia financiera, es la única manera probada de proporcionar seguro individual privado asequible a todos los estadounidenses. Mantener las protecciones para las personas con enfermedades preexistentes sin requerir la responsabilidad individual costaría a millones de estadounidenses su cobertura de salud y causaría drásticos aumentos de primas para millones más
[4]. Esta es sólo una de las muchas compensaciones en la reforma del cuidado de salud.
Dado que los republicanos todavía no elaboraron un plan de reemplazo, y que eventos imprevistos podrían exceder su orden del día programado, podría no haber nunca una segunda votación sobre un plan para reemplazar a la ACA si será revocada. Y si no habrá una segunda votación, decenas de millones de estadounidenses serán perjudicados. Un análisis reciente del Urban Institute estimó que un probable proyecto de ley de revocación no sólo revertiría ganancias recientes en la cobertura de seguros, sino que nos dejaría con más cuidados sin seguro ni compensación que cuando empezamos
[5].
En pocas palabras, todas nuestras ganancias están en juego si el Congreso adoptará la revocación de la ley de salud sin una alternativa que cubra a más estadounidenses, mejore la calidad y haga el cuidado médico más asequible. Ese paso nos quita la oportunidad de construir en lo que funciona y arreglar lo que no funciona. Esto añade incertidumbre a las vidas de los pacientes, al trabajo de sus médicos y de los hospitales y del sistema de salud que cuidan de ellos. Y pone en peligro las mejoras en el cuidado de salud que millones de estadounidenses pueden disfrutar ahora.
El Congreso puede adoptar un enfoque bipartidista y responsable para mejorar el sistema de cuidado de salud. Así fue como hace menos de dos años revisamos el defectuoso sistema de pago de Medicare para médicos. Yo aplaudiré una legislación que mejore el cuidado de los estadounidenses, pero los republicanos deben identificar las mejoras y explicar su plan desde el principio, esto es lo que deben, como mínimo, al pueblo estadounidense.
La reforma del cuidado de salud no es sobre un "sistema" anónimo y sin rostro. Se trata de millones de vidas en juego, de los supervivientes del cáncer que ahora pueden tomar un nuevo trabajo sin miedo a perder su seguro, a los jóvenes que pueden permanecer en el seguro de sus padres después de la universidad, a los innumerables estadounidenses que ahora viven vidas más saludables gracias a las protecciones de la ley. Por lo tanto, los encargados de formular políticas deben respetar el juramento de los médicos: "primero, no hagas daño".

Referencias:
1. The Economic record of the Obama administration: Reforming the health care system. Washington, DC: Council of Economic Advisers, 2016.
2. Obama B.
United States health care reform: Progress to date and next steps. JAMA 2016;316:525-32.
3.
The President's budget for fiscal year 2017. Washington, DC: Office of Management and Budget, 2016
4.
Options for reducing the deficit: 2017 to 2026. Washington, DC: Congressional Budget Office, 2016.
5. Blumberg LJ, Buettgens M, Holahan J.
Implications of partial repeal of the ACA through reconciliation. Washington, DC: Urban Institute, 2016.
________________________________________
Barack Obama fue Presidente de los Estados Unidos cuando este artículo fue publicado el 6 de enero de 2017. El
New England Journal of Medicine originalmente publicó este artículo, que no está cubierto por derechos de autor.

desde: Consumer Health Digest

La version original de los textos del boletín de noticias está en la página inglés. Per sugerencias o criticas sobre la traducción pueden escribirme.
Para acceder al archivo completo del boletín de noticias vayan a la página web:
https://quackwatch.org/ncahf/digest21/.
Para recibir gratuitamente el boletín de noticias de Consumer Health Digest (en inglés) es bastante ir a la página web:
https://www.ncahf.org/digest/chd.html

Obama advierte sobre la revocacion de la Ley del Cuidado de Salud Asequible (Consumer Health Digest #17-02 - 8 enero 2017)
Publicó el New England Journal of Medicine la opinión del presidente saliente Barack Obama, de que la revocación de la Ley del Cuidado de Salud Asequible (Affordable Care Act) sin un reemplazo claro y adecuado llevaría graves riesgos para decenas de millones de estadounidenses. Obama afirma:
[el] enfoque de "primero derogar y luego reemplazar" es, simplemente, irresponsable, y podría sangrar lentamente el sistema de salud de que todos dependemos (y, aunque no me enfoco aquí sobre esto, las acciones ejecutivas podrían tener efectos negativos similares en nuestro sistema de salud). Si se promulga una revocación con retraso, el sistema de salud será puesto en el borde de un acantilado, con resultante incertidumbre y, en algunos casos, con daños que comienzan inmediatamente. Las compañías de seguros podrían no querer participar en el Mercado de Seguros de Salud (Health Insurance Marketplace) en 2018 o podrían aumentar significativamente los precios para prepararse a los cambios en el próximo año o dos, en parte para tratar de evitar la culpa de cualquier cambio impopular. Las consultas de los médicos podrían dejar de invertir en nuevos enfoques sobre la coordinación de cuidados, si se elimina el Centro de Innovación de Medicare. Los hospitales podrían tener que recortar los servicios y los puestos de trabajo a corto plazo en previsión del aumento repentino de cuidado no compensado que resultará de revertir la expansión de Medicaid. Los empleadores podrían tener que reducir los aumentos salariales o retrasar las contrataciones para ser preparados por un crecimiento más rápido en los costos de cuidado médico sin los incentivos de ahorro de costos de la ley actual. Y las personas con enfermedades preexistentes podrían temer perder cuidados de salud que salvan vidas, y que ya no serían más asequibles o accesibles.
El texto completo del artículo, que no está protegido por derechos de autor, se publica en la revista Insurance Reform Watch. En la misma línea, el profesor de la Universidad de Carolina del Norte Jonathan Oberlender, Ph.D., señaló que: "Hablar de revocar la ACA es mucho más fácil que revocarla y reemplazarla" y que la visión de reforma del presidente electo Donald Trump "sigue siendo un misterio" [Oberlender J. The end of Obamacare. New England Journal of Medicine 376:1-3, 2017]
.

Los cortes propuestos al "Obamacare" representan un enorme riesgo financiero para millones de personas
(Consumer Health Digest #17-13 - 19 marzo 2017)
Aunque el Presidente Trump y otros líderes republicanos prometieron "revocar" o "revocar y reemplazar" las principales disposiciones del "Patient Protection and Affordable Care Act" (Ley de Protección al Paciente y del Cuidado de Salud Asequible, también conocida como "Obamacare"), esto no puede hacerse sin perjudicar a un gran número de ciudadanos estadounidenses. El Congressional Budget Office (Oficina de Presupuesto del Congreso) estima que para el 2026, la recién propuesta American Health Care Act of 2017 (H.R. 277) (Ley de Salud Americana de 2017), resultaría en 52 millones de estadounidenses sin seguro, en comparación con 28 millones que carecerían de seguro médico ese año bajo la ley actual. Wikipedia publica un excelente análisis político.

Legenda: FDA: Food and Drug Administration, Agencia de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos http://www.fda.gov/
FTC: Federal Trade Commission, Comisión Federal de Comercio de los Estados Unidos http://www.ftc.gov/ en español: http://www.ftc.gov/index_es.shtml
AMA: American Medical Association http://www.ama-assn.org/ama

vayan al índice de "con buena salud"

Salud a todos (excepto que a los charlatanes que hacen dinero en la salud de los otros).

página creada el: 11 marzo 2017 y puesta al día el: 21 marzo 2017