maldiciones

elaboración casera

1. Puedas tener una crisis de disentería en tu coche a tu primera cita con la persona de quién estas enamorado/a.
2. Puedas quedarte cerrado en un elevador con Mike Tyson mientras que estás en disfraz de miembro del Ku Klux Klan.
3. Puedas cagar en las zarzas, limpiarte con las ortigas y orinar sobre un transformador eléctrico.
4. Puedas tragar una pastilla de uranio confundendola por un caramelo de regaliz.
5. Puedas poner tu hijo en el horno y el pollo en la cuna.
6. Puedas casarte con una pornostar que lleva su trabajo para casa.
7. Pueda Silvio Berlusconi enamorarse locamente de ti y hacer todo para poseerte.
8. Puedas hacerte musulmán y ser contratado por una fábrica de jamon.
9. Puedas pedir a un Testigo de Jehová lo que piensa de la religión y pueda el/ella contestarte.
10. Puedas quedarte fulminado por un choque eléctrico durante un apagón.
11. Pueda un relámpago tener asco a golpearte y destruir apenas tu Marcapasos.
12. Pueda un toro confundirte con su vaca preferita.
13. Puedas ser el amante de la esposa de un coronel de los carabineros y que él se dé cuenta de eso.
14. Puedas ser atacado por apenas un piojo, pero tan grande como un perro rottweiler
15. Puedas ir de caza y tirar a tus propias bolas, ir a pescar con caña y coger un ahogado, ir buscando hongos y coger la blenorragia.
16. Pueda un cirujano facial principiante utilizarte como cobaya.
17. Puedas prestar tu casa a un director de filmes splatter para rodar una película.
18. Puedas morir de indigestión de salchichas y cerveza y descubrir que en la vida futura hay Allah.
19. Puedas ir a una cita a ciegas con Samantha y encontrar allí a tu sacerdote de la parroquia.
20. Pueda tu dentista darse cuenta que tienes un ligón con su esposa mientras que él está taladrando tus dientes.
21. Puedas ser designado "eyaculador precoz del año"
22. Puedas embocar a contramano el rectilíneo del circuito de Monza durante la partida del Gran Premio.
23. Pueda el piloto del avión en el cual eres en vuelo pedirte consejos en cómo acabar con el alcoholismo.
24. Puedas aceptar una invitación a cena de tus nuevos vecinos y descubrir demasiado tarde que son coprófagos.
25. Puedas confundir por colirio una botella de cola instantánea.
26. Pueda tu cocina oler a retrete y tu retrete oler a pescado frito.

otros autores

1. Ruego a madre naturaleza de podrirte con hemorroides, darte dolores de cabeza continuos y náusea devastante, que te haga sordo y mudo, mudo pero no por siempre, ¡coño! mudo pero no por siempre. Pueda tu voz volver esporadicamente por pocos segundos en los cuales digas gilipolleces inmensas. Alex Drastico (Antonio Albanese)
2. ¡Puedas perder todos los dientes! Solo uno quede: por el dolor de muelas. citado por Ferruccio Folkel

maldiciones de Sgurgola

- Te pòzzino ammazzà prima che me ne scordo (puedan matarte antes de que me olvide de eso).
- Vatte a fà ammazzà 'a nu bbufelo ca 'nde paga pì ggnende
(puedas ser matado por un búfalo, así que no te indemnize)
- Pozzi còcia comme la scòla de Veroli
(puedas quemarte como la escuela de Veroli*) (*pueblo cerca de Sgurgola)
- Vatt'a fa ammazzà denanzi alla porta de casa, così màmmeta 'nte va cerchènno
(puedan matarte delante de la puerta de tu casa, así que tu madre no tiene ir buscando tu cadáver)
- Te pozz'ammulinà comme la serpe
(puedas envenenarte como la culebra)
- Te pòzzino ammazzà, te e chigliu bboia che te régge all'érta
[pedan matarte, ti y ese sinvergüenza que te hace estar de pié (dios)]
- Diavolo pòrtio (e si nun po' tracìnio)
[el diablo se lo lleve (y si no puede se lo arrastre)]

maldiciones biblicas

16 Maldito serás tú en la ciudad y maldito en el campo. 17 Maldita serán tu canasta y tu artesa de amasar. 18 Maldito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas. 19 Maldito serás en tu entrar y maldito en tu salir. 20 Jehová enviará contra ti la maldición, el quebranto y el asombro en todo cuanto pongas tu mano y hagas, hasta que seas destruido y perezcas muy pronto a causa de la maldad de las obras por las cuales me habrás dejado. 21 Jehová traerá sobre ti mortandad, hasta que te haga desaparecer de la tierra a la cual vas a entrar para tomarla en posesión. 22 Jehová te herirá de tisis, de fiebre, de inflamación y de ardor, con sequía, con calamidad repentina y con añublo, que te perseguirán hasta que perezcas. 23 Los cielos que están sobre tu cabeza serán de bronce, y de hierro la tierra que está debajo de ti. 24 Dará Jehová como lluvia a tu tierra polvo y ceniza; de los cielos descenderán sobre ti hasta que perezcas. 25 Jehová te entregará derrotado delante de tus enemigos; por un camino saldrás contra ellos y por siete caminos huirás de ellos. Serás el espanto de todos los reinos de la tierra. 26 Tus cadáveres servirán de comida a todas las aves del cielo y a las fieras de la tierra, y no habrá quien las espante. 27 Jehová te herirá con la úlcera de Egipto, con tumores, con sarna y con comezón de que no puedas ser curado. 28 Jehová te herirá con locura, ceguera y turbación de espíritu, 29 y palparás al mediodía como palpa el ciego en la oscuridad. No serás prosperado en tus caminos; no serás sino oprimido y robado todos los días, y no habrá quien te salve. 30 Te desposarás con una mujer y otro hombre dormirá con ella; edificarás una casa y no habitarás en ella; plantarás una viña y no la disfrutarás. 31 Tu buey será matado ante tus propios ojos, y no comerás de él; tu asno será arrebatado en tu presencia, y no te será devuelto; tus ovejas serán entregadas a tus enemigos, y no tendrás quien te las rescate. 32 Tus hijos y tus hijas serán entregados a otro pueblo; tus ojos lo verán, y desfallecerán tras ellos todo el día, pero nada podrás hacer. 33 El fruto de tu tierra y de todo tu trabajo lo comerá un pueblo que no conociste, y no serás sino oprimido y quebrantado todos los días. 34 Y enloquecerás a causa de lo que verás con tus ojos. 35 Te herirá Jehová con maligna pústula en las rodillas y en las piernas, desde la planta de tu pie hasta tu coronilla, sin que puedas ser curado. 36 Jehová os llevará, a ti y al rey que hayas puesto sobre ti, a una nación que ni tú ni tus padres conocíais, y allá servirás a dioses ajenos, al palo y a la piedra 37 Serás motivo de horror, y servirás de refrán y de burla en todos los pueblos a los cuales te llevará Jehová. 38 Sacarás mucha semilla al campo y recogerás poco, porque la langosta lo consumirá. 39 Plantarás viñas y labrarás, pero no beberás vino ni recogerás uvas, porque el gusano se las comerá. 40 Tendrás olivos en todo tu territorio, pero no te ungirás con el aceite, porque tu aceituna se caerá. 41 Hijos e hijas engendrarás, y no serán para ti, porque irán en cautiverio. 42 Toda tu arboleda y el fruto de tu tierra serán consumidos por la langosta. 43 El extranjero que estará en medio de ti se elevará sobre ti muy alto, y tú descenderás muy abajo. 44 Él te prestará a ti y tú no le prestarás a él; él estará a la cabeza y tú a la zaga. 45 Vendrán sobre ti todas estas maldiciones, te perseguirán y te alcanzarán hasta que perezcas; por cuanto no habrás atendido a la voz de Jehová, tu Dios, para guardar los mandamientos y los estatutos que él te mandó. 46 Y serán sobre ti y tu descendencia como una señal y un prodigio para siempre. 47 Por cuanto no serviste a Jehová, tu Dios, con alegría y con gozo de corazón, cuando tenías abundancia de todas las cosas, 48 servirás, por tanto, a tus enemigos que enviará Jehová contra ti, con hambre, con sed y con desnudez, y con falta de todas las cosas. Él pondrá un yugo de hierro sobre tu cuello, hasta destruirte. 49 Jehová traerá contra ti una nación venida de lejos, de los confines de la tierra, que volará como águila, una nación cuya lengua no entiendas; 50 gente fiera de rostro, que no tendrá respeto del anciano ni perdonará al niño. 51 Ella se comerá el fruto de tu bestia y el fruto de tu tierra, hasta que perezcas; no te dejará grano, ni mosto, ni aceite, ni la cría de tus vacas, ni los rebaños de tus ovejas, hasta destruirte. 52 Pondrá sitio a todas tus ciudades, hasta que caigan en toda tu tierra los muros altos y fortificados en que tú confías. Sitiará, pues, todas tus ciudades y toda la tierra que Jehová, tu Dios, te haya dado. 53 Comerás el fruto de tu vientre, la carne de tus hijos y de tus hijas que Jehová, tu Dios, te dio, en medio del sitio y el apuro con que te angustiará tu enemigo. 54 El hombre más amable y delicado entre los tuyos mirará con malos ojos a su hermano, a la mujer de su corazón y al resto de los hijos que le queden, 55 para no compartir con ellos la carne de sus hijos, que él se comerá, por no haberle quedado nada en medio del asedio y la angustia a que te reducirá tu enemigo en todas tus ciudades. 56 La más amable y delicada entre vosotros, de tan pura delicadeza y ternura que nunca intentaría sentar sobre la tierra la planta de su pie, mirará con malos ojos al marido de su corazón, a su hijo, a su hija, 57 y por carecer de todo, se ocultará para comer la placenta que sale de entre sus pies y a los hijos que dé a luz, en medio del asedio y la angustia a que te reducirá tu enemigo en tus ciudades. 58 Si no cuidas de poner por obra todas las palabras de esta Ley que están escritas en este libro, temiendo a ese nombre glorioso y temible de Jehová, tu Dios, 59 entonces Jehová aumentará terriblemente tus plagas y las plagas de tu descendencia, plagas grandes y permanentes, enfermedades malignas y duraderas, 60 y traerá sobre ti todos los males de Egipto, delante de los cuales temiste, y no te dejarán. 61 Asimismo toda enfermedad y toda plaga que no está escrita en el libro de esta Ley, Jehová la enviará sobre ti, hasta que seas destruido. 62 Y quedaréis sólo unos pocos, en lugar de haber sido tan numerosos como las estrellas del cielo, por cuanto no obedecisteis a la voz de Jehová, tu Dios. 63 Así como Jehová se gozaba en haceros bien y en multiplicaros, así se gozará Jehová en arruinaros y en destruiros. Seréis arrancados de sobre la tierra a la que vais a entrar para tomarla en posesión. 64 Jehová te esparcirá por todos los pueblos, desde un extremo de la tierra hasta el otro extremo, y allí servirás a dioses ajenos que no conociste tú ni tus padres, al leño y a la piedra. 65 Y ni aun entre estas naciones descansarás, ni la planta de tu pie tendrá reposo, pues allí te dará Jehová un corazón temeroso, languidez de ojos y tristeza de alma. 66 Tendrás la vida como algo que pende delante de ti, estarás temeroso de noche y de día y no tendrás seguridad de tu vida. 67 Por la mañana dirás: "¡Quién diera que fuera la tarde!", y a la tarde dirás: "¡Quién diera que fuera la mañana!", por el miedo que amedrentará tu corazón y por lo que verán tus ojos. 68 Y Jehová te hará volver a Egipto en naves, por el camino del cual te ha dicho: "Nunca más volverás", y allí seréis vendidos a vuestros enemigos como esclavos y esclavas, y no habrá quien os compre».
(Deuteronomio 28)

maldiciones clásicas

5.42 callidus effracta nummos fur auferet arca, / prosternet patrios impia flamma lares: / debitor usuram pariter sortemque negabit, / non reddet sterilis semina iacta segis: / dispensatorem fallax spoliabit amica / mercibus extructas obruet unda rates.
Un ladrón astuto, forzada tu caja de caudales, robará tus monedas, llamas sacrilegas destruirán la casa de tus antepasados, el deudor negará devolverte el préstamo y el interés, el campo estéril no restituirà la semilla sembrada, una amante engañadora robará a tu administrador, las ondas sumergirán tus naves cargadas con mercancías.
Marco Valerio Marcial (aprox. 40 - 104) Epigramas (traducción mia).

 

Me disculpo por cualquier error en la traducción española:
si deseas comunicar conmígo para correcciones y/o comentarios, o para sugerir nuevas maldiciones
escríbeme

página puesta al día el: 5 septiembre 2011