Rocco Pugliese

Rocco Pugliese era un joven militante del Partido Comunista de Italia (véase su retrato y foto), de la región italiana de Calabria, asesinado en 1930 por los carceleros fascistas en la penitenciaría de la isla de Santo Stefano, en el archipiélago de las islas Pontinas, en donde había sido deportado a consecuencia de la condena pronunciada en 1928 por el "tribunal" especial fascista.
Rocco nació el 27 gennaio 1903 en Palmi, en la provincia de Reggio Calabria, hijo de Giuseppe Pugliese y Maria Polimeni, y desde su más tierna edad había militado en el Partido Socialista, siendo después entre los fundadores en 1921 de la célula de Palmi del Partido Comunista de Italia, llegando a ser el secretario de esa a la edad de dieciocho años.
Rocco tuve una formación política revolucionaria decisiva durante su servicio militar obligatorio, que cumplió en Turín, una ciudad obrera, donde el movimiento revolucionario era muy fuerte y activa. El período del servicio militar fue una verdadera escuela de cuadros, y el joven que regresó a Palmi después del licenciamiento era un ejecutivo comunista madura y consciente
(Pugliese, 2015).
En 1925, el año de los hechos que lo llevaron a volver una victima de los asesinos fascistas, Rocco tenía 22 años de edad era un estudiante de contabilidad.

Las premisas de los hechos de Palmi
Palmi, pequeña ciudad de la región Calabria, en la Italia meridional, en la época de los acontecimientos tenía cerca de 15.000 habitantes (hoy cuenta 19.000), y era una plaza fuerte roja, centro de una intensa actividad política socialista y más adelante comunista, en un territorio con grandes propiedades (principalmente citrícolas y oleícolas) con una fuerte explotación de mano de obra de los jornaleros. (Pugliese, 2015) La célula del Partido Socialista de Palmi fue fundada poco después del devastador terremoto de Messina y Reggio Calabria de 28 de diciembre de 1908, que causó víctimas y daños en la ciudad. Una de las batallas más importantes del movimiento revolucionario en Palmi fue aquella. victoriosa, contra la absurda renta impuesta por el municipio de Palmi a los ciudadanos que habitaban las casuchas construidas para las sin techo después del sismo, y permanecidas en uso durante veinte años, hasta 1928. (Pugliese, 2015)
Quedó memorable el desfile del marzo 1924, cuando bien cinco mil antifascistas marcharon para protestar contra el asesinato por los fascistas del diputado socialista Giacomo Matteotti, entonces alcanzando el cementerio de la ciudad para poner coronas y flores.
La fuerte presencia antifascista en Palmi la puso como blanco de violentos asaltos de las pandillas fascistas, particularmente numerosas, puesto que los fasces de combate (las secciones del partido fascista) de Palmi fueron entre los primeros fundados en la provincia de Reggio Calabria.
En las elecciones de 1924 los comunistas llegaron muy cerca de llevar su candidato, el abogado Diomede Marvasi, a ser elegido, no alcanzando el quórum por pocos votos; la célula del partido contaba trescientos inscritos, con cientos y ochenta inscritos del círculo juvenil, en mayor parte campesinos y jornaleros, además de profesionales y estudiantes.
La fuerza del movimiento antifascista en Palmi se manifestaba en una continua oposición a la expansión del emergente régimen, como cuando al mandamás fascista Michele Bianchi le impidieron dar un discurso en Palmi, provocando un cortocircuito en la red eléctrica y empujándolo a renunciar a la manifestación por razones de seguridad.
(Pugliese, 2015)
En los días antes del 1 de mayo de 1925 para impedir la celebración del Día del Trabajo, varios líderes antifascistas fueron detenidos con pretextos, mientras que otros lograron escapar. La reacción fue una huelga general, celebrada el 2 y 3 de mayo, con manifestaciones en la calle que tuvieron una tan grande asistencia, que las autoridades no se atrevieron a contrarrestarlos. Los fascistas planeaban perturbar la protesta con sus baladronadas, pero los antifascistas de Palmi los previnieron devastando la sede local del partido fascista, destruyendo los carteles ofensivos contra los huelguistas y obligando a los fascistas a irse temporariamente de la ciudad.
(Pugliese, 2015)

El 15 de agosto una pandilla fascista procedente de las aldeas vecinas acampó en la noche en las immediaciones de la ciudad con el objetivo de asaltar y dar fuego a las casas de los líderes de los partidos izquierdistas de Palmi, pero fueron puestos en fuga por un centenar de hombres, liderados por Rocco y Giuseppe Pugliese y Antonino Bongiorno.
La base que provocó los acontecimientos del 30 de agosto 1925 fueron las repetidas humillaciones sufridas por los fascistas en Palmi, tanto más duras ya que fueron padecidas por quien participaba en una ideología basada en la arrogancia y en el superhombrismo, mientras que en muchas otras partes de Italia las pandillas fascistas dominaban sin oposición.

Los acontecimientos de la Varia
El 27 agosto de 1925 en la ciudad comenzaron las celebraciones religiosas de la Virgen de la carta, con la fiesta tradicional de la Varia, un gran carro votivo que simboliza la Asunción, arrastrado en procesión en las calles de la ciudad por 200-300 fieles (los "mbuttaturi"), con el acompañamiento de la banda (desde 2013 la fiesta, junto con otras tres manifestaciones italianas similares está inscrita en el Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO, véase enlace). En 1925 los fascistas impusieron que durante la fiesta la banda del Frigento, una de las dos implicadas en la fiesta, tocara su himno "Giovinezza", (que significa "juventud"), y el presidente (fascista) del comité para las celebraciones, apoyó este abuso.
Los fascistas entonces ententaron imponer que se tocara su himno también durante la procesión, en vez del tradicional pasacalle compuesto por Rosario Jonata, y la gente de Palmi se rebeló a este prepotencia, requiriendo la restitución de las contribuciones dadas y boicoteando el transporte de la Varia, considerando también que los portadores por tradición eran carreteros y marineros, en mayor parte comunistas y socialistas.
En efecto apenas cinco marineros y cinco carreteros se ofrecieron para el transporte del carro, y aun los curas boicotearon a la procesión, que se había transformado en un desfile político fascista: de hecho apenas uno de ellos participó en la procesión.
Las provocaciones de las cuadrillas fascistas continuaron y la tensión alcanzó su máximo a la medianoche del 30 agosto, mientras que la ciudad asistía a los fuegos artificiales: los fascistas irrumpieron entre las mesas de la cafetería De Rosa, que estaban como de costumbre ocupados por comunistas y socialistas, insultándolos y comenzando a cantar una vez más "Giovinezza". Rocco Pugliese intimó que pararan la provocación, empezando comenzar a cantar el himno comunista "Bandiera Rossa" (bandera roja), pero fue atacado por un fascista con un palo y reaccionó lanzando una silla. Durante la riña se dispararon unas balas, y quedaron heridos dos fascistas: Rocco Gerocarni, que murió el día siguiente, y Rosario Privitera, además de dos traseúntes (ver la noticia en el diario del Partido Comunista "l'Unità" del 2 septiembre 1925 y la version ficticia de la agencia de información oficial Stefani, publicada por el diario de Turín "La Stampa" del 1
ro septiembre 1925).
Según el escritor Leonida Repaci (véase abajo), que fue testigo de los hechos, el objetivo real de los disparos era él mismo, quien habría sido alcanzado de refilón por dos balas, mientras que la tercero mató a Gerocarni. Los balas se dispararon desde la terraza de la familia Sambiase, frente a la cafetería, por los mismos fascistas, que por error golpearon a su camarada Gerocarni. El móvil de la emboscada se debe ver en el marco de la repentina explosión de violencia por parte de la ala extremista del fascismo, liderada por el jefe de los matones fascistas Farinacci, con el fin de salir del punto muerto en el que Mussolini había caído después del asesinato de Matteotti y de las consiguientes reacciones de los antifascistas. El objetivo del asalto de Palmi era de todos modos una ciudad con sólidos principios antifascistas, que por lo tanto fue castigada por su niega a someterse a la violencia de los gamberros fascistas.
La reacción del recién nacido régimen fascista fue muy dura: el comisario de policía Francesco Cavalieri arrestó a muchos antifascistas de la zona, acusándolos de organizar una conspiración subversiva; el mismo Cavalieri admitió más adelante, durante el proceso, que las detenciones eran debidas a razones políticas en vez que al homicidio (ver "l'Unità" del 8 septiembre 1925).
Farinacci envió un telegrama que estimulaba a la venganza las cuadrillas fascistas, que el 15 de septiembre devastaron el círculo "Unione e Progresso" y la casa del obrero comunista Managò, que entonces fue arrestado por la policía. Los fascistas asaltaron también la casa del hermano de Leonida Repaci donde robaron objetos y dinero, y intentaron irrumpir en la cárcel de Palmi, para linchar a los antifascistas arrestados por los acontecimientos de la Varia.
El periodista Giuseppe Dato, corresponsal del diario "Gazzetta di Messina e delle Calabrie", mismo siendo un fascista también, fue atacado y echado en una tina llena de agua, porque había criticado en una correspondencia las violencia de las cuadrillas fascistas
Los fascistas en los días siguientes impidieron de hecho el ingreso a todos los que no fueran de su agrado, incluidos los abogados de los presos (ver "l'Unità" del 15 septiembre 1925).

El "proceso"
La muerte de Gerocarni se atribuyó a los comunistas como idea preconcebida, la investigación preliminar fue conducida de una manera extremadamente parcial: muchos testigos que habían dado deposiciones contra los acusados, las retractaron, refiriendo de haber sido amenazados por los fascistas y, en octubre del mismo año, dos de ellos se suicidaron, y uno de ellos dejó un mensaje que explicaba su suicidio con el remordimiento por acusar injustamente a Leonida Repaci, Giuseppe Pugliese y Giuseppe Marazzita, pero la corte no consideró todo esto.
El 5 de diciembre el Procurador General ante el Tribunal de Apelación de Catanzaro pidió enjuiciar a treinta y uno personas por complicidad en homicidio premeditado y en fallido homicidio premeditado. La sección de acusación del Tribunal de Apelación de Catanzaro el 29 marzo 1926 encausó a 15 imputados ante el tribunal penal de Palmi, mientras que los otros fueron descargados con sentencia absolutoria o por falta de pruebas, como en el caso de Leonida Repaci (ver "l'Unità" del 3 abril 1926).
El proceso empiezó ante el Tribunal Penal de Nicastro, donde había sido transferido por legítima sospecha. Con un atropello que anticipaba la futura gestión de la justicia por parte del régimen fascista, los abogados defensores designados por los imputados, Gullo, Lo Sardo e Riboldi, fueron apresados y enviados al confinamiento; el proceso fue entonces suspendido porque el Procurador General pidió enjuiciar cuatro testigos que habían retractado sus acusacións.
En el mismo año 1926, a consecuencia del atentado del quinceañero Anteo Zamboni, que había ententado matar a Mussolini, con las leyes excepcionales del 26 noviembre 1926 fue instituido el tribunal especial para la defensa del Estado. El nombre de "tribunal" era completamente injustificado, puesto que éste no era constituido por jueces, sino por activistas del partido fascista, y en particular por cónsules de la MVSN (milicia voluntaria por la seguridad nacional).
El 12 marzo 1928 el Tribunal de Casación declaró con sentencia que el proceso tenía que ser asignado al tribunal especial, ante el cual el 27 noviembre del mismo año empiezó la vista. Los quince imputados antifascistas habían pasado más de tres años en prisión preventiva, y fueran acusados de "homicidio, homicidio intentado, actos tendentes a levantar la guerra civil, insurrección contra los poderes del Estado".
Entre los imputados había Pugliese que ante el tribunal tuve un comportamiento del todo no sometido, coherente con su intransigencia en la lucha antifascista; el fiscal Isgrò pidió para él la condena a cadena perpetua y para otros ocho imputados la pena propuesta fue de 30 años, mientras que la pena más "leve" pedida fue de 12 años y por apenas un imputado se pidió la absolución de la instancia. La pena de muerte había sido abolida en Italia en 1889 (de facto desde 1877) y fue restaurado por el régimen fascista en 1930.
El 5 diciembre 1928, apenas ocho días después del principio del proceso, el tribunal (Presidente Tringali-Casanova, juez relator Presti), pronunció la Sentencia n. 145, que conminaba condenas durísimas: la más pesada, de 24 años y 7 meses, tocó precisamente a Rocco Pugliese, mientras que Natale Borghese y Vincenzo Pugliese fueron condenados a 10 años y 8 meses, Giuseppe Florio y Gregorio Grasso a 10 años y 7 meses, Giuseppe y Antonio Bongiorno a 8 años y 7 meses. Este último fue procesado otra vez por el tribunal especial en 1935, por organización y participación al Partido Comunista, y recibió una sucesiva condena a 12 años.
Los otros seis antifascistas fueron absueltos, entre ellos Francesco Carbone, Antonio Sambiase, Giuseppe Pugliese, Pasquale Carella y Giuseppe de Salvo, además del abogado socialista Giuseppe Marazzita, futuro senador de la República, que de todos modos fue repetidamente encarcelado en los restantes años de la dictadura fascista.
También se debe recordar que Fortunato, el hermano mayor de Rocco, nacido el 7 de mayo de 1891, cochero de profesión, casado y con ocho hijos, fue detenido el 30 de noviembre 1926 por haber demostrado solidaridad con Rocco, y fue asignado al confinamiento en Lampedusa y luego a la isla de Ustica. A pesar de la muerte de una hija y aunque sufría de tracoma exudativo, que le hizo casi ciego, se le mantuvo en prisión y se liberarán solo en marzo de 1929.

El caso Repaci
Otro antifascista de Palmi implicado en los acontecimientos de la Varia fue Leonida Rèpaci (1898-1985), escritor y más adelante también pintor, que ideó el Premio Viareggio y abogado él también que, según Francesco Spezzano, senador del Partido Comunista Italiano en el posguerra, era el verdadero objetivo, junto con Rocco Pugliese, de la expedición punitiva de la cuadrilla fascista.
Repaci fue encarcelado pero, según lo mencionado antes, fue absuelto durante la indagatoria y no fue sometido al tribunal especial. Su absolución, junto con aquella de otros acusados, fue atribuida a intervenciónes "excelentes", en el caso de Repaci a la de Arnaldo Mussolini, hermano del "duce", además del colegio de defensa constituido por peces gordos del régimen. En cualquier caso Repaci benefició de numerosos testimonios de personages bien acogidos al régimen fascista. Su hermano mayor Gaetano era además el médico de familia de Mussolini.
Sea como sea Repaci, poco más que un mes después de su absolución, dimitió del Partido Comunista con una carta, publicada el 6 mayo 1926 por el diario del Partido "l'Unità", en la cual reivindicaba su propia posición política y colateral a la del Partido Comunista y e anunciaba su propio repliegue en la vida privada.
L'Unità contestó la carta de Repaci de una manera muy polémica, con un artículo sin firmar, pero atribuido a Antonio Gramsci, comparando el lavarse las manos de Repaci al sufrimiento de los presos políticos comunistas que no renegaban de sus propias opciones políticas.
La controversia continuó también en 1944, después de la liberación de Roma, entre "l'Unità" y el diario reaccionario "Il Tempo", en el cual Repaci se defendió atacando a quien lo acusaba de haber sido absuelto por intervencion del régimen, pero luego dejó caer la polémica, cuando "l'Unità" publicó una carta de Antonino y Giuseppe Bongiorno che refería muchos hechos que confirmaban las intervenciónes en su favor por parte de los mandarines del régimen.
Mientras que estaba en la cárcel Rèpaci escribió "In fondo al pozzo" ("en el fondo del pozo"), una novela con muchas referencias autobiográficas, incluso a los acontecimientos de la Varia de 1925.

El asesinato
Rocco Pugliese fue recluido en la penitenciaría de Santo Stefano (véase mi página) que fue utilizada por el régimen fascista para deportar los opositores más peligrosos, con el propósito de doblegar su voluntad con condiciones durísimas de detención. Un tratamiento particularmente duro, con el aislamiento desde los presos comunes, afligía a los presos políticos condenados por el tribunal especial, para evitar que su carisma pudiera influir en ellos. Eran también sometidos a una vigilancia más rigurosa, solecitada a los carceleros con un aviso fijado a las puertas de las celdas, advirtiendo: "preso peligroso que vigilar cuidadosamente".
En Santo Stefano Rocco mantuvo su comportamiento orgulloso ("un ejemplo de resistencia y orgullo", según Vico Faggi), y rehusó someterse a la máquina penitenciaria fascista, que se le hizo pagar cara, al principio con vejaciones y torturas continuas, y por fin con la muerte, que le occurrió el 17 octubre 1930.
Según la versión oficial Rocco Pugliese se suicidó ahorcándose, mientras que otra versión, mal creíble, afirma que murió sofocado mientras que dos carceleros intentaban alimentárlo forzosamente con una sonda, atado a su cama de contención. La alimentación forzada habría sido decidida como resultado de una supuesta huelga de hambre de Rocco.
En realidad varias fuentes atendibles sostienen que Pugliese fue estrangulado o matado a palos por los carceleros: según Francesco Spezzano "después de echarle una manta en la cabeza (...) lo mataron a palos" y más adelante "sus gritos desesperados fueron oídos para rato por sus compañeros de encarcelamiento (...) que, cerrados en sus celdas, no pudieron hacer nada para ayudarle" y luego "la emoción para el bárbaro asesinato fue enorme entre los presos que hicieron una colecta para enviar una corona de flores a su entierro".
El tratamiento antes descrito era llamado por los carceleros el "Sant'Antonio", con un término derivado de la jerga de los camorristas (los mafiosos de Nápoles): consistía en irrumpir de sorpresa en la celda, cubrir a la víctima con una manta, y luego golpearla duramente con patadas, puños, bastonazos o con las gruesas llaves de las celdas. La manta servía para no hacer reconocer los agresores, para sofocar los gritos de las víctimas y para impedirles reaccionar, y también para no dejar en el cuerpo de la víctimas de las palizas unas marcas, que pudieran demostrar la agresión. Según el anarquista ligur Giuseppe Mariani, antes encarcelado en Santo Stefano, en la penitenciaría durante las palizas no se utilizaba la manta, puesto que los carceleros, estando seguros de su impunidad, no creían necesitar cualquier precaución.
El preso comunista Giovanni Pianezza, compañero de celda de Rocco, obtuvo el permiso de velar a los despojos en la cámara mortuoria, declarando ser su primo. En un momento de inatención de los carceleros consiguió levantar la sábana que cubría el cuerpo y vio que la cara era amoratada, como por una muerte para asfixia. Sorprendido por las guardias, lo amenazaron hacerlo morir de la misma manera de Rocco, si hubiera hablado, y entonces lo transfirieron inmediatamente.

El socialista Sandro Pertini, que fue Presidente de la República Italiana desde 1978 hasta 1985, fue recluido en Santo Stefano desde 1929 hasta 1930, muchos años más tarde, en 1947, elegido diputado de la Asamblea Constituyente, recordó en una intervención en aula que "Rocco Pugliese fue liquidado en la penitenciaría de Santo Stefano mientras que yo estaba allí, en la cama de contención".
La intervención de Pertini era una réplica a la respuesta dada por el ministro de justicia Giuseppe Grassi a su interpelación conciernente la paliza por parte de los carceleros de unos prisioneros de la cárcel de Poggioreale en Nápoles, seguida por la muerte de uno de ellos.
Pertini fue muy claro: " ... hablo por experiencia personal (...) . En la cárcel, honorable Ministro, se hace esto: se pega un preso; por los golpes el preso se muere, y entonces todos se preocupan, y no se preocupan sólo los carceleros que pegaron al preso, sino también el director, el médico, el capellán y todos los que forman parte del personal de la cárcel. Y entonces hacen esto: desnudan al preso, lo colgan a la reja y lo hacen descubrir así colgado. Entonces llega el doctor y hace el parte médico de muerte por suicidio. Esta fue la muerte de Bresci. Bresci fue golpeado a muerte, entonces colgaron su cadáver a la reja de su celda de Santo Stefano, donde yo me quedé un año y medio".
Pertini se refería a la muerte de Gaetano Bresci, el anarquista de Prato, cerca de Florencia, condenado a cadena perpetua por el asesinato del rey Humberto I (véase mi página sobre él), pero muerto en 1901, después de pocos meses desde su traslado en Santo Stefano.
Ugoberto Alfassio Grimaldi, citando testimonios de presos políticos, escribe de Bresci: "... ese 22 de mayo los tres guardias le hicieron el " Santantonio ": o sea cubrir a alguien con mantas y sábanas y después apalearlo a muerte; su cadáver había sido enterrado, en un lugar quedado sin huella en los archivos de Santo Stefano, por dos penados enviados adrede allí de otra cárcel, y después enviados inmediatamente atrás; el comandante de la penitenciaría había sido promovido y las tres guardias habían sido recompensados ".
Todavía Pertini, en un testimonio citado en el libro coordenado por Vico Faggi, cuenta: "Una noche me despertó un grito reprimido: «mamá, mamá!». El día siguiente difundieron la voz que Rocco Pugliese se había ahorcado; sin embargo el suicidio no era nada más que una farsa. Pugliese había sido asesinado por los carceleros.".
En la misma obra se recorda que el asesinato de los presos político en las cárceles fascistas no era un caso aislado, como atestiguan los casos de Gastone Sozzi, en la carcel de Perugia, y de Romolo Tranquilli, el hermano del escritor Ignazio Silone, en la carcel de Procida. La edición clandestina de l'Unità del 1
er enero 1929 publicó los nombres de los presos comunistas muertos o sea como sea enfermos en las cárceles fascistas.
La muerte de Rocco fue inmediatamente percibida como un asesinato y la noticia llegó a los círculos anti-fascistas en Italia y en el exilio. El periódico del Partido Comunista francés "L'Humanité", publicó en 21 de diciembre 1930 un artículo de Gabriel Péri, futuro diputado comunista, titulado: "Comment périrent à San Stefano les communistes Castellano et Pugliesi" ("Cómo fallecieronen Santo Stefano los militantes comunistas Castellano y Pugliesi")
(Pugliese, 2015) que denunciaba la muerte de dos presos comunistas, Castellano y Rocco Pugliese, (denominado erróneamente como "Pugliesi"), y la condición de salud grave del militante comunista Emmanuelli y de Sandro Pertini, enfermo de tuberculosis. El artículo atribuya la muerte de Rocco a una represalia de los guardias por rechazar sus insinuaciones sexuales, gritando más bien por socorro en voz alta. Más tarde Rocco habría sido oprimido proporcionándole comida no comestible, que el joven habría rechazado desatando la segregación y el ayuno en la "cama de contención" y el consiguiente fallecimiento.
El artículo de Péri y la difusión de la noticia por los antifascistas exiliados avergonzó el régimen fascista, y Mussolini estableció una ridículo comisión de investigación sobre la condición de los presos en las cárceles, que, como era previsible, no dio ningún resultado, a excepción de un alivio momentáneo del brutal tratamiento penitenciario.
La familia de Rocco se enteró de su muerte casi por casualidad y sus restos mortales nunca fueron restituídos.
(Cordova, 1965) La jefatura de policía de Reggio Calabria dio instrucciones para impedir un funeral público en Palmi, con un transporte nocturno del cadáver hasta el cementerio, pero en realidad el cuerpo de Rocco nunca llegó a Palmi y fue probablemente destruida ya en Santo Stefano (Pugliese, 2015), como probablemente pasó con el cadáver de Gaetano Bresci.

Una obra teatral y cuatro libros
La compañía teatral Teatridelsud de Palmi puso en escena "L’Arrobbafumu" uno espectáculo de Francesco Suriano, sacado del libro del mismo autor, interpretado por Peppino Mazzotta, que se inspira en los acontecimientos de Palmi para contar la Calabria y su retraso de desarrollo.
El escritor calabrés Domenico Gangemi publicó en 2004 una novela libremente inspirada en los acontecimientos de la Varia de 1925 titulada "'25 nero", editada por Pellegrini Editore. Además Natale Pace, teniente de alcalde y ex vicealcalde moderado de Palmi, en su ensayo "Il debito" (" La Deuda"), publicado en 2006 por LaRuffa Editore, narra las vicisitudes de Rocco desde el punto de vista de Leonida Repaci, quien fue un amigo cercano del autor.
En 2015 el editor Annales de Roma publicó "Rocco Pugliese: un Comunista di Calabria" un buen libro de Lorenzo Pugliese, un pariente de Rocco, que relata con pasión y dedicación el resultado de una investigación de 18 años, realizada por el autor a través de archivos, revistas, bibliotecas y relatos de testigos. Este libro enteramente cumple el deseo de Sandro Pertini, expresado a la sobrina de Rocco, para que el sacrificio de este joven de Palmi nunca fuese olvidado.
El 25 de abril de 2018, la ciudad de Palmi colocó una placa en el lugar donde se encontraba la casa nativa de Rocco Pugliese:
Para eterna memoria, aquí se hallaba el hogar nativo de
Rocco Pugliese 1903-1930
Comunista palmés que junto con otros jóvenes antifascistas estableció la sección del Partido Comunista de Italia en Palmi.
Condenado inocente por el Tribunal Especial por los "hechos de la Varia" del 30 de agosto de 1925, asesinado por la brutalidad fascista en la Penitenciaría de Santo Stefano.
Sandro Pertini
Palmi 25 de abril de 2018

Rocco Pugliese hoy
A pesar de la segregación, del asesinato y de la ocultación de su cadáver, aunque más de ochenta años pasaron desde su muerte y tal vez nadie de los que conocían Rocco todavía está vivo, ese joven de Calabria de 27 años sigue viviendo en la memoria, su sacrificio todavía despierta gratitud y su brutal asesinato aún inspira horror y indignación.

gracias a Stefania Marino y a Lorenzo y Giuseppe Pugliese por las preciosas informaciones

Me disculpo por cualquier error en la traducción española:
si deseas comunicar conmígo para correcciones y/o comentarios,
escríbeme

BIBLIOGRAFIA:
- ALFASSIO GRIMALDI Ugoberto (1970) Il re "buono". Feltrinelli, Milano. Pag. 468-470,
- AJELLO Nello (2003) Il confino. Ecco le vacanze che offriva il duce. La Repubblica, 13 septiembre 2003, pag. 39.

- CORDOVA Ferdinando (1965) Il processo Gerocarni. Historica, 16 (18): 196-212.
- CORDOVA Ferdinando (1977) Alle origini del PCI in Calabria - 1918-1926. Bulzoni, Roma.
- CORDOVA Ferdinando (1994) Un originale documento sui fatti di Palmi dell'estate del 1925, Historica, XLVII-4, pag. 157-167.

- DA PASSANO Mario Il «delitto di Regina Cœli» (enlace)
- DAL PONT Adriano (1975) I lager di Mussolini. La Pietra, Milano.
- DAL PONT Adriano, LEONETTI Alfonso, MAIELLO Pasquale, ZOCCHI Lino (1962) Aula 4: tutti i processi del Tribunale speciale fascista. ANPPIA, Roma.
- FAGGI Vico (a cura di) (1970) Sandro Pertini: sei condanne due evasioni. Mondadori, Milano.
- GALZERANO Giuseppe (1988) Gaetano Bresci: la vita, l' attentato, il processo e la morte del regicida anarchico. Galzerano editore - Atti e memorie del popolo - Casalvelino Scalo (Salerno). tel. y fax: +39.0974.62028
http://galzeranoeditore.blogspot.it/ e-mail: giuseppe.galzerano@tiscalinet.it
- GANGEMI Domenico (2004) '25 nero. Luigi Pellegrini Editore, Cosenza.
- GHINI Celso, DAL PONT Adriano (1971) Antifascisti al confino 1926-1943. Editori Riuniti, Roma.
- LISA Athos (1973) Memorie. In carcere con Gramsci. Feltrinelli, Milano.
- MARIANI Giuseppe (1954) Nel mondo degli ergastoli, S.n., Torino.
- PACE Natale (2006) Il debito. Leonida Repaci nella storia. Laruffa Editore, Reggio Calabria.
- PERTINI Sandro (1947) en "Atti dell’Assemblea Costituente. Discussioni", IX, 19 noviembre 1947, 2179-2180.
- PUGLIESE Amelia (s.a.) Viaggio nella casa di correzione penale di Santo Stefano. (
enlace)
- PUGLIESE Lorenzo (2015) Rocco Pugliese: un Comunista di Calabria). Annales, Roma (
enlace).
- SPEZZANO Francesco (1968) La lotta politica in Calabria: (1861-1925). Lacaita, Manduria.
- SPEZZANO Francesco (1975) Fascismo e antifascismo in Calabria. Lacaita, Manduria.
- SPEZZANO Francesco (1984) Voz "Pugliese, Rocco" en "Enciclopedia dell’antifascismo e della Resistenza". La Pietra-Walk Over, Milano. IV: 813-814.
- SPRIANO Paolo (1969) Storia del Partito Comunista Italiano. Einaudi, Torino.

SITIOS CONSULTADOS (accessibles al 29 de enero de 2019):
http://www.ecn.org/filiarmonici/santostefano.html
https://es.wikipedia.org/wiki/Palmi
http://www.domenicogangemi.it/
http://it.wikipedia.org/wiki/Leonida_R%C3%A8paci
http://www.terreprotette.it/tp2/106
http://www.ventotene.it/escursioni.aspx
http://www.traveleurope.it/ventoten.htm
https://circoloarmino.files.wordpress.com/2014/04/antifascisti-nati-o-residenti-a-palmi.pdf

no más accessibles al 29 de enero de 2019:
http://www.anpi.it/ts/1928_4trim.htm
http://www.variadipalmi.it/curiosita.asp?modulo=leggi&ID=6
http://spazioinwind.libero.it/nb/vittoriofoa/tribunale.htm
http://www.teatrodellacquario.com/stagioni/2007/schede/arrobbafumo.htm
http://www.variadipalmi.it/
http://www.marcellobotarelli.it/santostefano/index.htm
http://www.istoreco-re.it/isto/default.asp?id=326&lang=ITA

página puesta al día el: 12 febrero 2019